Blog

Historia del Ámbar

El ámbar es resina fosilizada de árboles coníferos (como el Pino), del periodo oligoceno, por ello en ocasiones encontramos dentro de él especímenes completos de insectos o plantas.

El ámbar es quizás la sustancia más antigua usada por los seres humanos para la fabricación de joyería. Se han encontrado joyas de estas que datan del año 8000 A.E.C. (Antes de la Era Común).

Dado a su cálido tacto y al echo de que en ocasiones contiene insectos se creía que poseía vida. En la antigua China consideraban que el ámbar era el espíritu de los tigres que transmutaban en dicha resina al morir. Era adorado por los seguidores de la diosa Madre en tiempos clásicos, pues contenía la esencia misma de la vida.

En la Grecia Clásica se le denominaba “elektron”, ya que al frotarlo contra la lana produce electricidad estática, y de ella deriva la palabra electricidad.

En el Renacimiento se decía que aumentaba la belleza de las mujeres que lo portaban, haciendo que aumentara su peso, tenemos que tener en cuenta que en esa época se llevaban las mujeres rollizas.

Los brujos y brujas wiccas de la actualidad usan en sus rituales collares de ámbar y azabache. A este tipo de collar se le llama collar de bruja y, aparte de aumentar el poder mágico, se considera que estas dos piedras representan a la Diosa y el Dios, el principio femenino (ámbar) y el masculino (azabache).

Usos mágicos.

Es una de las pocas piedras que han sido usadas para todos los propósitos en la magia. Aunque tiene un alto precio, es una firme inversión mágica, se trata de una de las piedras básicas para cualquiera que quiera realizar magia con piedras.

Al tratarse de una piedra contenedora de vida y que es un fósil, nos ayuda a contactar con el pasado y, por lo tanto, con las vidas pasadas, para poder aprender de ellas y seguir nuestro camino en el día a día.

Los collares de cuentas de ámbar son quizás el mejor protector que podemos usar contra magia negativa. Una ámbar de gran tamaño en el cuarto de los niños protegerá su salud. Absorbe las energías negativas y las transmuta en fuerzas positivas para el que lo lleva.

Un gran trozo de ámbar colocado en el altar aumenta el poder mágico del conjuro, se trate de lo que se trate. Estimula el intelecto y favorece un estado mental positivo, ademas de la expresión creativa. Disuelve la oposición, favorece la paz y desarrolla la confianza.

Aumenta la belleza de quien lo lleva puesto. Atrae amigos y compañeros hacia quien está solo y estimula la felicidad. Se utiliza a su vez para atraer el amor y aumentar el placer sexual. Usar imágenes de peces, ranas o conejos esculpidas en ámbar aumenta la fertilidad y la capacidad de concepción. En cambio, los hombres, para combatir la impotencia deben llevar imágenes de leones, perros y dragones también esculpidas en ámbar. Estas imágenes cargadas con esa intención son grandes amuletos mágicos. las únicas restricciones mágicas son las que nos ponemos nosotros. Quemar polvo de ámbar durante los partos ayuda al mismo. Meditando con el, corrige los desequilibrios emocionales.

Posee la luz de la iniciación, alcanzando el alma del portador y generando la visión de la verdad.

Los usos mágicos del ámbar son infinitos, desde asegurar éxito en los negocios y atraer dinero, hasta atraer amor, poder, éxito… Añadiendo un poco de polvo de ámbar a un incienso cualquiera se aumentará su eficacia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *